LA OLLA


Con lo tranquilo que estaba el Rosko...



Comentarios