¡CÚBREME!


Habíamos llegado a la casa. Yo me encontraba malherido del brazo pero habíamos superado casi todos los obstáculos. La rehén estaba a punto de ser rescatada por mí y mi compañero... pero se ve que algo no entendió del todo bien al final y... juajuajuajuajuajuajuajua!!



Comentarios